Guayaquil, que momento

bolivar.gif300px-smartin.jpg

El viernes próximo pasado, el Cónsul Saintterriense en Rosario acudió a las instalaciones del Teatro El Círculo de Rosario invitado por las autoridades de un Canal de la ciudad (el3) para observar la obra teatral del escritor e historiador Pacho O’Donnell sobre el encuentro de los Libertadores de América en la ciudad de Guayaquil; Una puesta en escena con las buenas actuaciones de Lito Cruz, como San Martín, y Rubén Stella, como Bolívar;

O’Donnell parte de lo poco que se sabe de dichas entrevistas y de conjeturas personales para llegar al climax de la última hora de sus encuentros: En ella San Martín le solicita a Bolivar la devolucion de la ayuda militar enviada con anterioridad y le reclama una fuerza considerable para sostener su endeble situación en Lima; Además reclama que Guayaquil tenga libertad de acción para decidir su futuro; Pero particularmente, El argentino hasta se ofrece a ser el segundo de Bolívar, que don Simón rechazó;

Lo que ambos Libertadores comentaron sobre su encuentro, es lo siguiente: Bolívar le escribiría a Francisco de Paula de Santander sobre lo conveniente de unir a toda América bajo una misma égida, que lo hablaron con San Martín, pero que difirieron en los modos, porque lo nota demasiado “monárquico” a don José: San Martín, en tanto, le mandará una severa carta posterior al Caraqueño por no devolverle las tropas prestadas, “robarle” Guayaquil (EL Protector del Perú la consideraba parte de su territorio) y no creer en su decisión de ponerse bajo su mando; San Martín se quejará posteriormente sobre los chismes traídos por Bolívar contra su persona, y a Bolívar se le escaparán bromas contra San Martín….

Es difícil,

Eran dos grandes hombres, totalmente diferentes, pero con la misma pasión: Ver la libertad de sus pueblos: el encuentro de Guayaquil es el más importante y misterioso que se tenga memoria: Hablaron de democracia, de mujeres y de problemas comunes: No se pudieron poner de acuerdo;

Bolívar era aristócrata en sus modos y caribeño en su personalidad: Le gustaba la parranda; Orgulloso hasta la arrogancia, era el tipo (lo es, todavía) más lúcido que haya luchado por la América Libre: Y aunque en Argentina me van a insultar por estas palabras, Es la figura más importante de la Historia Americana;

San Martín, era adusto y más bien modesto, aunque se le subían ciertos aires de soberbia: Era vulgar en sus procederes y le gustaban el vino y el laudano que le calmaba su úlcera estomacal; Era un talentoso y valiente militar que cometió un error político insalvable: Permitir que en Buenos Aires se encumbraran sus adversarios políticos, que le escamotearon apoyos para caer rendido en Lima;

José Martí hablaba de ellos con la sencillez característica: En próxima entrega les promete seguir la anécdota

Cónsul de Saint Tèrriéns;

(Anexo Documental: Carta de San Martin a Bolivar, tomada como apocrifa, San Martin no desmintió su contenido: http://es.wikisource.org/wiki/Carta_de_San_Mart%C3%ADn_a_Bol%C3%ADvar_(1821)

Anuncios
Published in: on 13 noviembre 2007 at 12:36 am  Comments (5)  

The URI to TrackBack this entry is: https://saintterriens.wordpress.com/2007/11/13/guayaquil-que-momento/trackback/

RSS feed for comments on this post.

5 comentariosDeja un comentario

  1. Siempre me cayeron mal los aristocratas y los borrachos: Aquí les va mi opinión sobre el Conquistador Bolívar:
    http://es.wikisource.org/wiki/%28Sim%C3%B3n%29_Bol%C3%ADvar_y_Ponte

  2. No leí la obra, pero comparto tu opinión al respecto.

    San Martín, gran amigo de Alvear y yerno de Escalada, jamás iba a derrocar a la clase terrateniente porteña. Se comió todos los desplantes que ningún general hubiera tolerado.

    Le pesó demasiado no sentirse totalmente argentino, por haberse criado en España, tener acento castizo, lo que lo desprestigiaba bastante frente a los porteños y frente a los latinoamericanos. No se sintió con fuerzas internas para considerarse autóctonamente argentino.

    Antes de cruzar la cordillera, pergeño un plan de distracción para que los españoles creyeran que se los iba a atacar por el Alto Perú. Para ello mando al coronel Olazabal para que hablara con los gobernadores de San Juan (Benavídez), con el de Córdoba (Bustos) y con el de Santiago del Estero (Ibarra) para que estos organicen un ejército para que al mando de Bustos atacara junto a Güemes por el Norte. Las provincias debían proveer de hombres, caballos, mulas y víveres.

    Al obtener, como no se podía esperar de otro modo, el consentimiento de los gobernadores, Olazabal marchó a Bs.As. con una carta de San Martín a Pueyrredón (hoy calle Poyrredón), explicándole el plan y requieréndole a Bs.As. que aportara el dinero que pudiera. El amigo Pueyrredón lo consultó con la clase alta porteña, en particular con Alvear, y le contestó que no podían solventar esa campaña pero que se ofrecían para “mediar” con los españoles. Como si los porteños fueran extranjeros, querían mediar.

    San Martín no les contestó, la expedición sin dinero no pudo hacerse, y cruzó la cordillera sin autorización del gobierno de Bs. As.. Sólo con lo que pudo reunir en Mendoza, y después en Chile. Eso si bien podemos considerar como una afrenta al Libertador, no por ello se lo debe victimizar. Cómo dirían los muchachos en el café, el alimentó el ganado.

    Por otra parte, Bolivar no tenía fe en la habilidad y audacia política de San Martín, y creo que en Guayaquil se tomó la decisión correcta.

    Lo que ocurrió después tiene mucho que ver con el dinero inglés, y excelente política carioca, no podía haber otra gran nación en sudamérica.

    Las cartas y la política bolivariana (no la de Chávez), les costó la carrera y vida a muchos otros que siguieron, entre ellos a Dorrego. Brasil terminó comprando a los porteños y el resto se sabe.

    Un gran abrazo. Pablo

    P/D.: En una visita que el joven Sarmiento le hace a San Martín en Boulogne Sur Mer, le habla mal de Bolívar, a lo que el ya viejo Libertador nada le respondió. Cuando Sarmiento termina de hablar, San Martín le dice “le voy a mostrar la imagen de uno de los mejores amigos que la vida me regaló, el cuadro me lo envió él mismo”. Lo llevó a su habitación y le enseñó el cuadro de Bolívar, única imagen que tenía San Martín en su cuarto cuando falleció.
    DR.PABLO VEIGA

  3. Rios de tinta se escribieron y se seguirán escribiendo sobre esta enorme personalidad. Sin embargo pienso que se lo ha agigantado mucho en función de ciertos intereses y ha ensombresido a otros que no han sido menos importantes como Manuel Belgrano por citar el primero que se me ocurre.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: