Guayaquil, que momento II

josesanmartin.jpg

 

San Martín había regresado de Europa en marzo de 1812, tras pasar casi veinticinco años de su vida fuera del continente que decía venir a liberar: Sus cofrades, los masones británicos, lo mandaron para el Plata, sosteniendo que el americano mestizo y castellanizado, volcaría la situación en su provecho; (Del libro “¿Vale la pena ser argentino?:)
Como se supone por tradición, los ritos de las logias masónicas se inician en la antigüedad. Los masones creían ver en los hijos de Caín al creador de las órdenes. Y justamente, la Biblia no habla muy bien del asesino de su hermano Abel. Los ritos como los conocemos hoy se inician en el siglo XVIII, cuando los escoceses las crean para crear el descontento contra la corona inglesa. Pero al crearse el Reino Unido de la Gran Bretaña en 1800, como que a los escoceses se les escaparon sus orígenes.
    El siglo XVIII tiene tres fuerzas políticas internacionales: La Iglesia, los Jesuitas, y las logias británicas. A mediados de ese mismo siglo los jesuitas caen víctimas de una conjura política propiciada por los curas, las coronas europeas y las logias. Habían acumulado mucho poder, formando un estado dentro del estado. Eso despejó el camino para católicos y masónicos, que se disputarán el poder desde entonces. Entre bastidores, aclaro yo.  
La mayoría de los actores que volvían al Plata para servir a sus Patrias eran iniciados en los ritos masónicos: Miranda, Bolívar, San Martín, Alvear.
Dos consideraciones sobre la gran Logia Americana. Una de ellas, la que creí por cierta hasta hoy, daba a Francisco de Miranda como iniciador de las logias que darían la libertad a la América hispana, siempre del brazo inglés. Pero una investigación a la cual nunca había accedido (la de Enrique de Gandia, traída al presente por Jorge Lanata) revela otra hipótesis, que tiene mucho que ver con una vieja tesis personal mía: Que el verdadero hacedor de la Independencia Americana no fue Inglaterra, la gran beneficiada, sino el mismísimo Napoleón Bonaparte. El pequeño gran corso había deslindado en sus últimos días escapar a América y unirse a los revolucionarios de esta parte del mundo. Masónico también, entreveía que tras la batalla marítima de Trafalgar, Inglaterra, la tierra de los “tenderos” como la llamaba despectivamente, se haría con el mundo. Y que mejor manera que arrebatarle colonias y mercados que independizando nuevas naciones que se aliarían con el gran Imperio Francés. José Bonaparte, el Pepe Botellas tan satirizado por los españoles, era el Gran Maestre de las logias napoleónicas. Si las logias británicas reclutaban adeptos en la Marina, su fuerte, las francesas lo harán en el Ejército. San Martín tenía empleo en ambas ramas de las Fuerzas Armadas Españolas. O los ingleses lo tocaron cuando servían juntos en la defensa del territorio español. O los napoleónicos tocaron su fibra americana, Una de dos fue el origen de su retorno al suelo patrio.
      Rey de España desde 1808, José Bonaparte se habría relacionado con variados actores criollos. Los incitaba a dar el gran paso. Uno de ellos era Carlos de Alvear, fundador de la Gran Logia de Cádiz, luego reproducida en Londres, donde estuvo Bolívar. No eran Alvear y San Martín los que se unían a la gran Logia de Miranda; sino que ésta, desaparecida, se fundía en la nueva.
 
            Desde entonces el papel de las logias será fundamental en la Historia del Plata. Al menos donde no hubieran Pueblos conducidos por Caudillos populares. Alvear y San Martín organizarán la primera, luego será Pueyrredón el que tome las riendas, declarada la Independencia. El triunfo de los federales los llamará al recato bajo los lineamientos de Valentín Alsina. Y éste será el iniciador de las nuevas generaciones: Mitre, Sarmiento, Urquiza, y con ellos toda la gente de Pavón. Perdiendo poder con el ascenso de un masón bastante simulado como Roca, lo perderán por completo cuando el ascenso popular de 1916. 

San Martín empieza a sentir la Patria, al recorrerla, al padecer como propio los padecimientos de los hijos de la tierra; Y empieza a desligarse de la logia que ha fundado: Quien la gana para su provecho, es Carlos Antonio Alvear; Las diferencias con su supuesto medio hermano[1] se empiezan a sentir: En 1815, Alvear llega al límite de su patriotismo: Le pide a la Gran Bretaña hacerse cargo del gobierno argentino, y al fracasar, le escribe a don Fernando VII, volver al seno español, renegando de su argentinidad: Contra estos tipos lidiaba San Martín;
            Pero El Libertador debe lidiar consigo mismo, ante todo. El amante del orden y el bienestar convive con una tierra en ebullición, dispuesta a la democracia y la revolución, que lo erige en su máximo líder: Liderato que San Martín, una y otra vez, declina y en pos de la oligarquía portuaria, que encima, le aborrece como persona: ¿¿Por qué el Libertador cede a sus enemigo políticos de la hora?? El hombre, tratado como un sudaca en España y como gallego en América, debe además rogarles ayuda para sus planes emancipadores a los mismo que lo despreciaban por no pertenecer a la sociedad como uno; Pero San Martín, declina, una y otra vez, el erigirse en Dictador populista (como Bolívar) y unir bajo su mando, no solamente su gesta y patriotismo sino a Güemes y a Artigas, que se muestran reticentes a Buenos Aires; 

Al cruzar Los Andes, lleva consigo esa maldita cruz: Cuyo y Chile sostienen sus campañas libertadoras mientras el Gobierno Argentino que él ha puesto en Buenos Aires gasta los recursos del estado en destruir a Gervasio de Artigas[i] y abandonar a su suerte los predicamentos de salteños y altoperuanos, a las órdenes del gaucho Martín de Güemes[ii] y el general Manuel  Belgrano[iii];
Así, el 12 de febrero de 1817, al triunfar las huestes patrias en la cuesta de Chacabuco (triunfo fundamental que cambia la historia de la guerra emancipadora) tropas lusitanas/brasileñas destruyen Yapeyú, la villa natal del Libertador: Un dato para nada paradójico; La guerra a tres frentes (Los Andes, el Norte y el Uruguay)  por la Independencia, se va perdiendo poco a poco, y mientras San Martín puede desembarcar en suelo peruano en setiembre de 1820, la Patria de Mayo, dividida y aniquilada se destruye a sí misma, para regocijo de portugueses y británicos bribones: Es en ese momento que vuelve al Plata, el nuevo interlocutor inglés que desde Londres nos mandan a poner orden: Bernardino González Rivadavia[iv];
             San Martín, golpeado desde todos los frentes, apenas puede mantenerse en Lima en el invierno de 1822: Por eso, cabizbajo y debilitado, debe concurrir al encuentro de Guayaquil en julio del mismo año; Bolívar había encontrado su momento de paz para resolver ciertos asuntos y San Martín estaba vencido, antes de emprender la lucha: Su segundo al mando, Bernardo de Monteagudo[v], ha caído en su ausencia y todo ello, lo lleva a la renuncia y a su retiro final del teatro de operaciones en 1824, primero, y 1829, después. No quería desenvainar la espada para ser verdugo de sus compatriotas, pero terminará aplaudiendo, con sus reservas, la energía inclaudicable y soberana de Juan Manuel de Rosas[vi];

             “Es la tormenta que llega al puerto”, alcanza a susurrar ese 17 de agosto de 1850 en Boulogne-Sur-Mer, cuando se moría ciego, tuberculoso y con una úlcera que lo tenía a mal traer desde siempre: El amante del orden y el bienestar, extrañaba su Mendoza y los años en Lima, cuando pese a todo, se había sentido pleno y feliz, americano y revolucionario…


[1] Según investigaciones recientes, además de sostenerse la hipótesis sobre el origen mestizo de San Martín (hijo de la india Rosa Guarú) habría que agregar que también lo sería de Diego Alvear, padre de Carlos, entonces medio hermano del Libertador;


[i] Artigas (1764-1850) patriota de la Revolución de Mayo, el “Patrón de la Independencia”, el tipo con la mayor audacia y claridad de liderato de todos los líderes de la época;

[ii] Güemes (1783-1821) patriota argentino que defendió el norte de los avances realistas: Fue el lugarteniente mejor que San Martín puso en funciones

[iii] Belgrano (1770-1820) el mejor intelectual de los actores de Mayo, y combatiente que no ponía reparos cuando el país lo necesitaba;

[iv] Rivadavia (1783-1846) horrible representante de la ciudad de los acomodados, falleció a sueldo de las empresas británicas que lo utilizaron de operador político en el Plata;

[v] Monteagudo (1789-1824) el más lúcido intelectual americano de la Revolución, Asesinado oscuramente, entre sus pertenencias se encontraron el plan que San Martín y Bolívar se aprestaban a realizar después del encuentro de Guayaquil;

[vi] Rosas (1793-1877) gobernador bonaerense con atribuciones dictatoriales para el resto del país, fortaleció la unión nacional y enfrentó las tropelías imperialistas: Fue derrotado en 1852 por el Imperio Brasileño;

Anuncios
Published in: on 18 noviembre 2007 at 6:46 pm  Comments (8)  

The URI to TrackBack this entry is: https://saintterriens.wordpress.com/2007/11/18/guayaquil-que-momento-ii/trackback/

RSS feed for comments on this post.

8 comentariosDeja un comentario

  1. Saludos, don José
    ____________________

    Desde la clandestinidad donde se encuentran, llegan los saludos de Paisano y Petroff al Libertador Americano;

  2. Excelente estudio y conclusiones. Eso fue lo que ocurrió, devela el presente.

    Brasil puede hacer investigaciones del subsuelo para buscar hidrocarburos y nosotros no; Brasil puede hacer experimentaciones nucleares y nuestro país, no.

    La alianza de las grandes potencias con Brasil viene sellada de cuando el príncipe regente de Portugal Juan, “abandonando” su país en manos de Napoleón se instala en Brasil, junto a su familia.

    Desde su nueva instalación el príncipe colabora económicamente con la alianza antibonapartista cuya cabeza eran los piratas.

    Caída la revolución francesa, en Waterloo, y restauradas las monarquías en Europa, el príncipe regresa a Portugal, según se dice le molestaban los mosquitos y las bestias sudamericanas, pero deja al frente de la colonia a su hijo Pedro, quien se proclamará emperador. En ese momento quedó sellada la alianza entre entre Brasil y el Reino Unido, la que no se rompería hasta nuestro días.

    Recordemos, la victoria sobre Artigas, el aislamiento a San Martín y Bolívar, el asesinato de Moreno, el asesinato de Dorrego, la heroica resistencia en la Vuelta de Obligado (20 de noviembre de 1845), la guerra de la Triple Vergüenza, en la guerra mundial de 1942 Brasil socorre con tropas y víveres. Es decir, la alianza se cumplió por parte de las potencias europeas (hoy también norteamericana) y Brasil respondió, siendo la sede de estos en Sudamérica.

  3. Me voy a permitir discentir con algo de lo que ud. ha escrito. Los ‘hacedores’ (no me refiero a los gusanos de arena del planeta Duna, Shai-Hulud, bendita sea su llegado y bendita sea su partida) de las grandes gestas nunca son los napoleones, los sanmartines o los bolívares. En todo caso estos personajes tienen capacidades que el resto de la muchedumbre no suele tener como el carisma, el liderazgo, la visión de futuro, las cuales utilizan para montarse a los grandes movimientos y tendencias de los pueblos y los continentes. Nunca andan solos, solo son rostros visibles de grupos. Enlazan a estas grandes bestias sociales y las cabalgan en su beneficio propio.
    Los hacedores son las personas comunes que cada día buscan subsistir y realizan su pequeñisimo aporte de los bueno o lo malo q tengan.
    Sigue pasando en la actualidad con los alfonsines, los menems, los georgesbushes, etc. que captan el humor popular y las tendencias mundiales y las usan en su provecho.

  4. Comparto, en parte;
    El futbol que es un deporte colectivo que necesita de sus once jugadores siempre tiene a su “distinto” que le sirve para sacar la diferencia;
    Ni San Martín ni Bolivar ni Artigas hubieran sido lo que son sin los pueblos que le siguieron: Pero axioma ineludible, Sin estos grandes caudillos los pueblos tampoco hubieran llegado a donde lo hicieron

  5. Señor historiador. Lamento decirle que mi actual situación laboral con indígenas y sindicalistas, me ha hecho caer en la terrible pena del descreimiento. Los líderes latinoamericanos se me antojan arrogantes, transeros, corruptos y autodenominados próceres. Por favor dígame, señor historiador, que estos dos héroes legendarios —Simón y José Francisco— podrán seguir inmortalizados e intachables en los anales de la historia nuestra.

  6. Don Santiago, no lo dude un instante: Estos hombres que se sindicaban AMERICANOS, eso de latino-americanos no concurre con lo que somos, invente un término nuevo para nuestro continente (voces cercanas a nuestro gobierno hablan de VULGARIA, en honor a la prédica vulgarista) porque ellos pelearon por un Continente libre y ajeno a sugerencias foraneas y “europensantes”;

    Siempre habrá historiadores que quieran plagiar su prédica para hacerse ver, vender imagen de descubridores de algo nuevo, o pagados intencionalmente por los protoimperialistas,

    El gobierno saintterriense defiende a capa y espada a estos dos grandes hombres, y se sindica en pos de seguir el camino que no atinaron culminar

    Bienvenido a la Causa Vulgarista, compadre litoraleño

  7. […] Que Momento: Bolívar, América y las Farc; Concluyendo el tridente de notas iniciada con https://saintterriens.wordpress.com/2007/11/18/guayaquil-que-momento-ii/ y con https://saintterriens.wordpress.com/2007/11/13/guayaquil-que-momento/, tras el famoso […]

  8. […] En un esbozo de la biografía de San Martín publicado en la página del gobierno, https://saintterriens.wordpress.com/2007/11/18/guayaquil-que-momento-ii/, recordaba las vicisitudes del Libertador cuando el Encuentro de Guayaquil: Pero hoy […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: