Principito, te esperábamos….

¡Ah, principito!, cómo he ido comprendiendo lentamente tu vida melancólica! Durante mucho tiempo tu única distracción fue la suavidad de las puestas de sol. Este nuevo detalle lo supe al cuarto día, cuando me dijiste:
-Me gustan mucho las puestas de sol; vamos a ver una puesta de sol…
-Tendremos que esperar…
-¿Esperar qué?
-Que el sol se ponga.
            Pareciste muy sorprendido primero, y después te reíste
de ti mismo. Y me dijiste:
-Siempre me creo que estoy en mi casa.

Escribí recién mientras chateaba, con el temple en alto para encontrarme alguna musa esta noche y sino, que sea moza y me vuelva a llenar el vaso; El alcohol llena el espíritu, y nos olvida de todo lo malo que acontece en el mundo; Entonces se me apareció como en sueños, un jovenzuelo con bufanda al viento:

Fue una visita muy corta, pues lo hundió en una gran melancolía.
-¿Qué haces ahí? – me preguntó, yo que estaba sentado en silencio ante un sin número de botellas vacías y otras tantas botellas llenas.
-¡Bebo! -respondí con tono lúgubre.
-¿Por qué bebes? -volvió a preguntar.
-Para olvidar.
-¿Para olvidar qué? -inquirió ya compadecido.
-Para olvidar que siento vergüenza -confesé bajando la cabeza.
-¿Vergüenza de qué? -se informó deseoso de ayudarme.
-¡Vergüenza de beber! -concluí, y me encerré nueva y definitivamente en el silencio.
            Y el tipito, perplejo, se marchó.
“No hay la menor duda de que las personas mayores son muy extrañas”, seguía diciéndose para sí durante su viaje.

Salí corriendo en su búsqueda, de planeta en planeta: Hablé con el rey, con el contador de estrellas, el farolero, llegué al planeta de las luminarias, el geógrafo, Estuve entre los rosales,
– Al que buscas ya ha vuelto de donde venía
Observé de nuevo, porque me pareció oír a un zorro hablar, Y el zorro se escondía nuevamente entre los yuyales del lugar, y escapaba de cazadores furtivos que no me escuchaban quejarme de ellos;
Entonces volví a servir la copa de los perdedores, en un bar de mala muerte, donde se juntan las esquinas de los que ya no tenemos donde ir, ni a quien reclamarle más nada de todo;

-¡Buenas noches! -dijo el principito.
-¡Buenas noches! -dijo la serpiente.
-¿Sobre qué planeta he caído? -preguntó el principito.
-Sobre la Tierra, en Africa -respondió la serpiente.
-¡Ah! ¿Y no hay nadie sobre la Tierra?
-Esto es el desierto. En los desiertos no hay nadie. La Tierra es muy grande -dijo la serpiente.
            El principito se sentó en una piedra y elevó los ojos al cielo.
-Yo me pregunto -dijo- si las estrellas están encendidas para que cada cual pueda un día encontrar la suya. Mira mi planeta; está precisamente encima de nosotros… Pero… ¡qué lejos está!
-Es muy bella -dijo la serpiente-. ¿Y qué vienes tú a hacer aquí?
-Tengo problemas con una flor -dijo el principito.
-¡Ah!
            Y se callaron.
-¿Dónde están los hombres? -prosiguió por fin el principito. Se está un poco solo en el desierto…
-También se está solo donde los hombres -afirmó la serpiente.
El principito la miró largo rato y le dijo:
-Eres un bicho raro, delgado como un dedo…
-Pero soy más poderoso que el dedo de un rey -le interrumpió la serpiente.
            El principito sonrió:
-No me pareces muy poderoso… ni siquiera tienes patas… ni tan siquiera puedes viajar…
-Puedo llevarte más lejos que un navío -dijo la serpiente.
            Se enroscó alrededor del tobillo del principito como un brazalete de oro.
-Al que yo toco, le hago volver a la tierra de donde salió. Pero tú eres puro y vienes de una estrella…
             El principito no respondió.
-Me das lástima, tan débil sobre esta tierra de granito. Si algún día echas mucho de menos tu planeta, puedo ayudarte. Puedo…
– ¡Oh! -dijo el principito-. Te he comprendido. Pero ¿por qué hablas con enigmas?
-Yo los resuelvo todos -dijo la serpiente.
            Y quedaron en silencio.

Paisano de Saint Tèrriéns, que no conocía su país natal pues de pequeño lo llevaron a la ciudad de argentina, o eso entendió él, nunca pudo conocer a su próximo pariente; Era un gaucho de los que pululan en las pampas que expulsado de las tierras donde debiera vivir se advino a la ciudad: Conoció la noche, se hizo a los vulgares, convidó de su amigo vodka varios tragos y con el hombre cualquiera de river side, discutían de fútbol, mujeres y parrandas, se hicieron los tres con la idea de hacer de su patria un lugar donde todo ello fuera cierto y verdá;

ENTONCES apareció el zorro:
-¡Buenos días! -dijo el zorro.
-¡Buenos días! -respondió cortésmente el principito que se volvió pero no vío nada.
-Estoy aquí, bajo el manzano -díjo la voz.

Lo esencial es invisible a los ojos, se dijeron entre sí; Saint Tèrriéns es así, Entre que la ONU quiere desconocernos o no reconocernos, ustedes saben donde estamos: Somos invisibles a los que busquen dolor, lágrimas y tristeza; Encuentren a Saint Tèrriéns, entre sus miradas perdidas, (pero no recurran a sustancias equis para encontrarnos) Estamos donde quieran que estemos, siempre bien dispuestos:

          Descorchen el vino pues arriba a Saint Tèrriéns su verdadero héroe máximo, el que dio vida e imagen a nuestro héroe más querido:

           Principito de Saint Exúpery, arribas a tu tierra querida, Deja un tiempo tu satélite, tus baobabs y tu rosa, Aquí están los que te admiran, te quieren y te vivan, ¡Saquen esa serpiente de allí! Este no se va porque tiene más amores que Sabina y Serrat juntos! El abrazo con don Doc Petroff y el delirio entre la multitud, coronaron la escena;  

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://saintterriens.wordpress.com/2007/12/01/principito-te-esperabamos/trackback/

RSS feed for comments on this post.

9 comentariosDeja un comentario

  1. No me simpatiza el niño de la bufandita. Alguna vez… tal vez… pudo ser. Pero no me gusta como iba recorriendo mis espejos distorcionados en eso que él llamaba «planetas».

    Otra cosa… y ya hice el reclamo ante la colombiana. Que el cónsul no se haga el tonto, que antes de marcharse tiene que desmentir ese asuntito entre Kiara Osorio y Paisano.
    Facundo Santoro e Iván Machado están muy disgustados (celosos) y quieren presentar una carta documento escrita por Malcon (así se llamaba el abogado que miraba el padre de Homero J.?)
    Saludos desde el litoral, de su compadre.

  2. Siempre me emocionó el Principito… Tan inocente… tan sencillo… tan profundo… tan ausente, distante y cercano a la vez…

  3. Desmiento categoricamente el amorío con esa tal Kiara, a la que confieso bien bella, pero fue PETROFF el que anduvo con ella, que se haga cargo;

    Mi amor perdido sigue siendo Noemicita, a la cual propuse matrimonio,

    No me jodan, que con esto de que estamos tramando una negociación con Bush pa’ asegurar un cese del fuego ya estamos recalenticos los saintterrienses

    PAISANITO
    Desde Libia, mateando con Khadafi;

  4. El principete ese es un nene rarete. Me parece que sufre esquizofrenia o está drogado. Su sencilles y sinceridad nos espanta, nos hace sentir estúpidos. No tiene sentido de la ubicación y el decoro, no hace mas que decir verdades y verdades. Se dice que en realidad ha venido a Saintterriens como refugiado, escapando de una organización terrorista que quiere liquidarlo porque pone en peligro los negocios de otra gente que vive de la autocompacencia, la masturbación y la necedad de otros.

  5. Ya hay demasiados rumores que se cuentan sobre el consúl. Es más, el último que me llego es que los agregados culturales se enojaron porque no invito a la “fiesta” con cierto “señor”.

  6. Calma, indignados cerdos protoimperialistas hijos de Bush:

    No ha sido el Cónsul, cuyo carog pende de un hilo porque no para de hacer macanas tras macanas, si-no Io como Presidente quien decide quien y quien no son cónsul,
    No se pongan celosos, caramba

    DON DOC PETROFF
    Presidente Saintterriense;

  7. Estimado
    DON DOC PETROFF
    Presidente Saintterriense

    Por medio de la presente comunicación del Reino de los Osos Panda, me congratulo de conocerlo.

    Intuyo que usted es de la bella ciudad de Rosario, dentro de la gloriosa Provincia de Santa Fe.

    Originalmente nací en Santa Fe, aclaro que siempre me he llevado muy bien con los Rosarinos, ya que en épocas pasadas había una rivalidad muy tonta.
    Supongo que ello ya paso, sería santafecinamente sabio que esto halla sucedido.

    Conque usted coloque en Google: Reino Osos, llegara rápidamente a mi Reino, el que pronto se renovará, cuando halla tiempo, algo escaso por estos momentos.

    De Rey a Presidente, te envio un sincero abrazo, y pasaré seguido por aquí.

    Os dejo un cordial saludo, el que es llevado por 20 bellas feminas que su imaginación de forma.

    Tecleado de Puño y manos:
    Marcial Candioti
    Monarca del Reino de los Osos.
    P.D.: a no hacer chistes con lo de monarca, ya que se que da deje picando :D, igual tengo buen humor 😀

  8. ¡¡Al fin podré entrevistarme con un Soberano par mío!!

    Majestad, Estrechemos en un abrazo nuestra condición de Líderes por un mundo mejor, Desde ya inventaré una Medalla de Honor para que ud. la reciba;

    En otro orden de cosas, nuestros cónsules Santiago y Calixto son rosarinos como la mayoría de los vulgares, pero nosotros somos saintterrienses, particularmente, yo soy de russia

    Don Doc Petroff
    Presidente de Saint Tèrriéns;

  9. Mi estimado Don Doc Petroff
    Presidente de Saint Tèrriéns.

    Hago mi presentación ante usted, como corresponde dado que mi esposo Marcial Candioti IV – Rey del Reino de los Osos;lo ha realizado con antelación.

    Soy la Reina Osa, (Irlanda, en mi castillo Blog virtual). En el cual será bienvenido, protocolarmente con alfombra roja…, soldados tocando pífanos, hadas según vuestra solicitud color de cabello, etc. (se incluyen idiomas, si es que así lo desea).

    Los duendes estarán escoltándolo desde su llegada para que disfrute, de una excelente estadía; como Presidente de Saint Tèrriéns.

    Dennos a saber cual será su comitiva, para incluirlos en el banquete de recepción, Y encargarnos del total de los servicios.

    R.S.V.(répondez s’il vous plaît), en mi castillo virtual (mi Blog, de paso nadie entenderá nada y me encanta!!!!:D )

    Me despido de usted atentamente.
    Irlanda


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: