Conferencia de Pâisanito: “Los argentinos se han habituado a vivir con la tragedia y eso es malo”

El dirigente Pàisanito, y héroe de Saint Tèrriéns, dio una conferencia en la ciudad de Rosario, ciudad que visitó tras casi cinco años y medio lejos de ella. Le escudaban Calixto, dueño de casa, y el doctor Efráin Guzmán:

La ciudad de Rosario ha crecido muchísimo en esta larga ausencia del hogar que me cobijó tanto tiempo. Cuando en enero estuve en el norte argentino quise subir pero fui llamado de urgencia por el gobierno de Petroff. Noto igualmente, que el crecimiento ha sido desproporcionado y que las ventajas que le han dado su reposicionamiento regional en el Cono Sur sólo han ayudado a un sector minoritario de su sociedad, que por efecto del derrame se cree que beneficia al resto.
       La Argentina vive una ficción de crecimiento similar a la que se vivía a comienzos del siglo XIX. Los parámetros oficiales hablaban de un época de oro, pero la vida diaria de un argentino medio era dificilisima. Solamente los costos de alquiler y la mugre donde vivía le consumía todo su esfuerzo, y no tenía tiempo para regocijarse del sueldo ganado. Sólo trabajaba para subsistir y que un milagro de la gracia divina (en aquellos tiempos se llamaba Hipólito Yrigoyen) los sacara adelante. Existía, igualmente, un espíritu estatal para dotar a los argentinos de la instrucción primaria fundamental, y proponer estatutos de justicia social democrática como el propio don Hipólito refiere en alguno de sus mensajes al Congreso. Pero al caer su gobierno democrático en 1930, Argentina entró en un sinuoso camino.

Hoy se vive un momento de esplendor parecido a los tiempos de don Hipólito. Con serias diferencias, claro está. Como dice el periodista Eduardo Aliverti en su columna de Página 12 de este lunes 31 de marzo y nosotros interpretamos a nuestra manera, “el gobierno se sienta a tomar mate mientras las reservas del Banco Central crecen y crecen”. En cinco años de gobierno kirchnerista no se han solucionado los temas de fondo que tiene el país. Se han asociado a elementos donde sostener su estructura vertical de poder como el Sindicalismo Gremial, empresarios industriales y una gama de genuflexos, para ir al choque y la confrontación contra lo que venga: Pegar para dialogar. Alfonsín era más austero: Amagaba y negociaba;

La Argentina puebla sus tierras de cuarenta millones de grandes hombres y mujeres: La gente del campo sigue ponderando sus deseos de trabajar en aras de un país mejor. Tenemos derecho de creerles. Anque recordamos a Moisés Lebensohn, un yrigoyenista crítico, “los argentinos dedican sus esfuerzos y se enorgullecen de ‘cultivar’ las mejores razas vacunas del mundo (hoy sería la soja), y no realizan el mismo esfuerzo y el mismo orgullo para la raza humana”

De esos cuarenta millones 17 viven bajo la línea del empobrecimiento, según estadísticas rebuscadas, que cercenan la recreación y la buena alimentación: Una familia tipo (caballero, dama, y dos hijos) necesita en verdá 1000dolares para disfrutar del confort capitalista: Los sueldos medios no llegan a 300 dólares. O sea que las cifras de empobrecidos aumenta.

No sería molestia una estadística así sino fuera porque Argentina es rica donde se la mire. Pero rara vez los millones de argentinos que provocan esa Riqueza han disfrutado de ella: Es más, diríamos que nunca.

Cuándo me dicen ¿por que se considera comunista, signore pâisanito? contesto con mi habitual silogismo de amigo de egresados del IPS, “por lógica”: ¿¿Donde se ha visto que el producto de cien personas que genera cien dividendos, del cual solamente 9 se llevan 63 porciones sea lo entendible??

De sus cuarenta millones, más de la mitad viven bajo la linea del empobrecimiento: Casi diríamos, 30millones son empobrecidos; Los argentinos se están habituando demasiado a vivir en la tragedia, y eso es malo. Solamente con el conflicto agropecuario, las víctimas, victimarios y desidia gubernamental en el tránsito rutero, y la violencia en el fútbol, podríamos figurar a un país que atesta de llantos, bronca e impotencia. Pese a eso, el argentino vive su sufrimiento con alegría. Porque siente que no está peor y enumera al resto de los países americanos para ello, comparándose con Europa: sus genes lo ligan al europensamiento, pero siente nostalgia por el americanismo de Artigas, Rosas e Yrigoyen, siempre y cuando le reconozcan su liderazgo continental a la hora de todo:  la independencia, el futbol, su raza, etc.

Yo también me siento argentino, ¿que quieren que les diga? Porque entraña virtudes en su seno que dan ganas de llorar por la celeste y blanca. Ahora nos vamos de Catalina que es el cumple, pero la seguimos mañana…

(continuará….)

Anuncios
Published in: on 1 abril 2008 at 1:32 am  Comments (4)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://saintterriens.wordpress.com/2008/04/01/conferencia-de-paisanito-los-argentinos-se-han-habituado-a-vivir-con-la-tragedia-y-eso-es-malo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. […] de Pâisanito: “Los argentinos se han habituado a vivir … April 1, 2008 – 12:32 am | losborrachosdeltablon Escribio un articulo buenisimo hoyAqui hay un pedazo del articuloSolamente con el conflicto […]

  2. Como pasamos de bueno en el cumple. ¡Que viva la bebienda!

  3. Según registros de última hora, una familia tipo (2 adultos y dos hijos) necesita en verdá: 1400DOLARES

    Según Sergio Acevedo, ex gobernador santacruceño y hombre del ex presidenye Kirchner, dice que en quince meses, lo que gastaba en el super comprando lo mismo por $150 hoy gasta $400


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: