Emulando a Dady

EMULANDO A DADY;

Un amigo personal que se fue a vivir a Noruega, llamado Rodrigo y al cual todos decimos Rojo, porque es colorado, sabiendo lo que me gusta a mí escribir, me pasó sus escritos sobre sus vivencias el primer año de vida en aquel nórdico país, en forma de cartas de viajeros hacia mi persona.

1° de setiembre: Querido Pelado: No sabés lo lindo que fue llegar a Noruega y encontrarme con Gaby, el gran amor de mi vida. Noruega me ofrece lo que Argentina jamás me podrá ofrecer. Seguridad laboral y personal, y la tranquilidad que mis hijos crezcan con una buena educación y mejor futuro. Tal vez me pierda esos asados entre amigos, el domingo en el Gigante, pero no se compara a volver de la facu a las 11 de la noche sin saber si llegás a casa, esos calores inmundos con esos mosquitos que te zumban en la oreja y no te dejan dormir mientras las sábanas y la almohada se te pegan en tu piel transpirada. Cada tanto, voy a volver, y te voy a contar de lo bien que se vive aquí. Tal vez no tengan un prócer de la talla de San Martín o de tu querido Leandro Alem, pero tienen a Roald Amundsen, el primer hombre en llegar al Polo. Y tal vez no tengan la literatura de un Borges o de un Cortázar, pero tienen a un pintor de la categoría de Edvard Munch, el pintor del famoso cuadro “El Grito” o la “Desesperación”. Me voy a perder de cuando le ganamos a los pechugas, pero me voy a ir a ver al Rosenborgh contra el Valerenga que cuentan que hacen grandes partidos. Y tal vez tampoco pueda comer más los asados con ustedes, pero que lindo cuando te prepare las truchas fermentadas, que son el plato típico de Noruega, que no se servirá con una fresca Isenbeck, pero sí con un licorcito bello y dulce. ¡Que lindo que puedas venirte un día a conocer!

1° de octubre: Querido Pelado: Supe quel Gigante explotó ganándoles a los pechos, Que alegría el golón de patrulla Rodríguez, ese delantero que viene de las inferiores. Embanderé mi casa gritando el que no salta abandonó. Algunos nórdicos me observaron, disfrutando la loca alegría de los latinos.

1° de noviembre: Querido Pelado: Empiezan los primeros fríos y empecé a abrigarme para no resfriarme. La gente de aquí es de lo más macanuda y laburante. De lunes a viernes se trabaja, sin esos feriados que te pone el gobierno de allá los lunes para recaudar, y los viernes a las noches, las familias dejan sus hijos a niñeras y se revientan de alcoholismo hasta el domingo a la tarde. ¡Qué dirían de las cosas que hicimos los vulgares cuando jóvenes, yendo a la Maltería, y volviendo reventados a nuestros hogares al siguiente día! Un abrazo,

1° de diciembre: Querido Pelado: Se acortan los días, y el sol apenas se nota. Las noches son largas y frías. Me fui a ver con mi señora y la nena el partido que te conté, entre el Rosenborg y el Valerenga: ¡que fútbol, que juego, que templanza! Tienen laterales brasileros que llegan al fondo tiran el centro atrás y los dos grandotes te la peinan o cabecean al arco. Generan situaciones de gol con pelota parada, y me vi de la eficacia de tener un córner a favor. Terminaron 0 a 0, pero hubo varias situaciones de gol. La gente no canta como allá, pero cantan, en eso es difícil igualar la pasión sudamericana con el fútbol, y chupan que da calambre, mientras ven el espectáculo, porque expenden cerveza, vino caliente y licor en lugar de nuestra querida pizza canchera.

5 de diciembre: Querido Pelado: iba en el auto al trabajo y se me cruzó en las cercanías del bosque, un ciervo. Que lindo ejemplar. Se me quedó mirando unos segundos que parecieron eternos, y luego siguió su tranco. Quedé fascinado de su mirada, de su pelaje, su color amarronado encontrándose con ese beige que le da toque y frescura a sus cuernos majestuosos que se parecen a ramas de árboles. Que bello animal. Perdiéndose mi mirada en su trote, pude ver los picos nevados pues ya se espera la nieve en Oslo. Te dejo un abrazo que me voy a trabajar.

7 de diciembre: Querido Pelado: Hoy cayeron los primeros copos de nieve. Que bello sentirlos contra tu camperón impermeable. La gente no lo vive con la alegría que sentimos nosotros, y debe ser de la costumbre, Pasó un tipo con la “barredora”: “Me llama, usted, entonces voy: ¡Don barredora es quién soy!”, le canté, el tipo chocho me tocó bocina. Cada día que pasa me siento más feliz e integrado a la sociedad noruega.

10 de diciembre: Querido Pelado: Nieva que da calambre. Salimos afuera a jugar guerrillas de pelotitas de nieve con nuestros vecinos. Hicimos con Almine el muñeco de nieve con una zanahoria de nariz, un sombrerito de Central campeón ’87 y una bufanda noruega. Quedó hermoso!!

11 de diciembre: Querido Pelado: Salía a trabajar, y no sabés la de nieve que se junta en la entrada. La saqué paleando, y como son las leyes de Murphi. Pasó el barredor y me las tiró de nuevo para la casa. El tipo me tocó bocinas, y bueh, le canté el tema de “don barredora”. Volví a palear y salí.

13 de diciembre: Querido Pelado: Hubo tormenta de nieve y no se puede salir de las casas. Te llamé a tu casa y Dana me dijo que no te podés levantar de la resaca porque saliste con los chicos ayer. Te dejé un abrazo y le dije que no te rete: Je, je, je.

19 de diciembre: Querido Pelado: Sigue nevando pero no me quise perder la oportunidad de celebrar la palomita. Cuando pasó el de la Barredora le dije para bajarse y me tire el centro, todo esto en mi rústico noruego, es verdad. Hice el arco con dos trapos sucios y le hice la señal que me arroje el balón auriazul. No me entendió porque empezó a practicar volleyball. Detuve la pelota con mis dos manos e intenté volver a explicarle. Entonces se puso a picarla como basquetbolista. Bueno, me acerqué para explicarle y me hizo un “tubo” basquetbolero y arrojó el balón hacia mi tejado en donde se puso a celebrar con un “in your face”. Finalmente, arrojé el esférico y Almine hizo la de Poy. Luego me puse a palear la nieve porque pasó con la barredora y me la tiró de nuevo para adentro.

24 de diciembre: Querido Pelado: Que pases una linda noche buena y mejor navidad! Llamé a mi viejo y se emocionó contando que tiene a todos preparando el asado y ya sonaban los petardos. Acá estamos nosotros, en la Plaza del Pueblo trayendo nuestros deseos al arbolito general. Luego nos volvimos a beber un licorcillo porque hace frío de adeveras.

1° de enero: Querido Pelado: Sos una rata!! Te llamé para desearte feliz año y no quisiste salir de la pileta. Acá tuvimos una tarde larga. Tuvimos que pasar la noche de fin de año en el Hospital porque Almine se pescó un resfrío y el doctor recomendó dejarla internada. No sabés que nivel hospitalario!, que calidad en la atención! Nos sentimos en un hotel cinco estrellas. La enfermera vino a brindar con café con nosotros, y el doctor hasta nos llamó a la 1 para desearnos la mejoría de la nena y un buen año en tierras que nos acogen como a sus propios hijos.

5 de enero: Querido Pelado: Sigue nevando mucho, y trabajo desde casa. Lo bueno es que la paso con Almine que ya dice papá y mamá, y aguante central! Hace un frío de cagarse y el zapato del de la barredora me llena el patiecito de nieve. Hay gente boluda en Noruega, también. No es propiedad argentina, solamente.

16 de enero: Querido Pelado: Sigue nevando mucho, y trabajo desde casa. Lo malo es que Almine quiere jugar conmigo y me da pena no poder jugar porque estoy trabajando. Hace un frío de recontra cagarse y el pelotudo del de la barredora me llena el patiecito de nieve y parece que se divierte, el imbécil. Hay gente muuuuy pelotuda en Noruega. En Argentina son los que van a Fuerte Apache con el pelo teñido de celeste para que los recontra caguen a palos.

25 de enero: Pelado: Llamó papá diciendo que Central no trae refuerzos y el entrenador se arregla con los jugadores que tiene. Por las dudas le dije que no vaya a la cancha, porque vos me dijiste por mail que las veces que fue el año pasado no ganamos. PD: Sigue nevando como locos,

1° de febrero: Pelado: Cobré menos de la mitad del sueldo. Me descontaron los servicios hospitalarios, los honorarios del doctor y el café con que brindamos. Lo que en Argentina se resuelve con dos aspirinetas estos pelotudos te dejan internados dos días. Sigue nevando y el cornudo del de la barredora le voy a poner una molotov cuando pase la próxima vez.

22 de febrero: Pipo: Sigue nevando. Encima cuando iba a laburar salí sin las ruedas especiales para pavimento con hielo y patiné. Justo cuando un reverendo hijo de re mil putas de estos cornudos de los animales bambies estos que se quedan parados en el medio de la ruta mirando como bichos del orto esperando que los maten. Lo hice mierda y me reventó el capot. Encima como es especie en peligro tuve que pagar una multa de la reconcha de su madre. No veo la hora de que pare de nevar,

1° de marzo: Pipo; dejá de ir a la cancha, querés, que hace diez fechas que no ganamos en el Gigante desde que te hiciste de Central. Hablemos claro, la puta madre. Sigue nevando y la recalcada concha de la puta y mal cogida de la abuela del de la barredora. Lo voy a recontra cagar a trompadas, mal parido guampudo de mierda!

Semana Santa: Estos luteranos del orto ni para semana santa paran de laburar, y la concha de su madre. Ni por la religión tienen respetos manga de conchudos de mierda. Sigue nevando.

1° de abril: paró de nevar. Milagro, hijos de re mil putas.

4 de abril: arrancó haciendo un calorcito y se vino una tormenta de nieve. Estoy en cama con fiebre y neumonía.

19 de abril: salí de la cama, el médico de visita me dio los remedios más caros del mundo cuando con un te vic se soluciona todo.

25 de abril: fuimos a la cancha para distendernos. No se que carajo aplauden cuando el arquero saca el saque de meta. Hizo un gol el 9 grandote y bruto, y un par de borrachos de mierda abrazaron a Almine, dejándole un bando de vino bárbaro. Festejan cada pelotudez esta manga de giles,

29 de abril: el pelotudo del borracho de mi vecino se cayó por la escalera y entonces su mujer me dejó a los pelotudos grandes de los hijos de cuidado en casa. Se pusieron a ver porno en la máquina y me la llenaron de virus. La concha de su madre!

2 de mayo: nos volvemos a la Argentina. No los aguantó más, con razón el otro pelotudo dibujó “el grito”, sino se puede vivir en esta sociedad de reverendo pelotudos. No aguantó más vivir con toda esta manga de hijos de re mil puta, pelotudos de mierda!!

PD: Postergamos el viaje. Otra “inesperada” tormenta de nieve.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://saintterriens.wordpress.com/2010/05/01/emulando-a-dady/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: