Gobierno que satiriza a la Comunidad Internacional