Buenos Ayres, Viernes 18 de mayo de 1810;


castelliRetrato de Juan José Castelli, Rosario le brinda el honor de una cortada de dos cuadras de extensión perdido en el glorioso Barrio de la Tablada:
Cristobal Colón tiene su calle de 35 cuadras, muy en cambio;

Continuando lo que te escribía desde el estado de Vulgaria el 14 pasado,

    En un bando manuscrito escrito en los puntos más importantes de Buenos Aires, el sordo Cisneros*, virrey del Río de la Plata, ha dejado traslucir que Bonaparte ha ocupado todo el territorio español en Europa: España pertenece al pequeño gran corso, el tema que haremos los americanos ahora;

Hemos reunido en la jabonería de Hipólito Vieytes, decidimos convocar a Castelli** y a Belgrano que se encuentran en sus campos, los dos fuera de la ciudá; La población está exaltada: Feliciano Chiclana, hombre del regimiento de Patricios donde manda Cornelio Saavedra, es de la idea de deponer a Cisneros por la fuerza y encumbrar a su Jefe de Mandantario mientras se resuelven allá abajo en Europa; Tomaremos la teoría de la retroversión de la soberanía a los pueblos para desandar caminos;

Desde febrero las cosas están mal en España: las huestes napoleónicas triunfan a cada paso que dan; ¡Suerte perra la nuestra! Pero como dice Belgrano, escogemos ser españoles a dominados por otro ogro: el antiguo amo o ninguno, esconde un principio de algo nuevo y franco; Mejor ninguno, no;

BelgranoManuel Belgrano,
Entre él y Castelli no dejan títere sin cabeza

 

Se acaban los tiempos donde la prepotencia estará por encima de la labor del hombre y de la mujer de nuestra tierra: Mira lo que escribió un relator de estos días en su libro VALE LA PENA SER ARGENTINO?

Entonces uno empieza a analizar distinto la cuestión. Empieza a creer que esa arrogancia argentina de creernos los mejores tiene una cuota de verdad, de alegría, de sufrida vergüenza, de derrota. Porque si una Nación y los hombres que la conforman, nace para ser libre, para vivir libre y ayudar a ver un mundo mejor y en libertad, muchas cosas se aclaran.

Por eso es que los argentinos todavía sufrimos nuestro nacimiento. Esas ganas locas de un puñado de hombres y mujeres que se fueron agigantando entre la población al caminar el sendero libertario. Y que llegaron a ser tantos, como tantos habitan el Continente. Un sendero de libertad que sin la igualdad no podía ser verdaderamente.  Y se sufre ser argentino, porque, justamente, cuántos de los que el poder mandan, atemorizados de una Nación de credo libertario, la condenan a la peor de las humillaciones: No poder resolver nunca, la crisis de su nacimiento. Seguimos siendo Colonia en un país que se sueña, que se sufre, y se lucha por ser libre.

Esta es la historia de un país. De un gran país. Del que me siento orgulloso de formar parte. Del cual anhelo y peleo por ver mejor. Este es mi pequeño legado, que también es y será, lo sé, una lucha.

Somos abogados, hacendados, pobres, soldados blandengues, comerciantes ricos, curas de parroquia, don nadies, criollos, indios, gauchos, españoles argentinizados. Necesariamente tuvieron que convertirse en políticos militantes. Este ensayo viene a defender a la política como tal y a diferenciarla de los políticos actuales. Diferencias notables entre aquellos y estos hombres a la hora de conducir los destinos nacionales. Explican el porque Moreno, Belgrano, Castelli son próceres y nuestros gobernantes actuales no más que unos indolentes corrompidos eternizados en la función pública. Los hombres de Mayo lo arriesgaron todo en aras de sus principios, y en ellos deposito su grandeza. ¿Podían ellos suponer que finalmente iban a triunfar en el afán de convertirnos en Nación Liberada? La política hizo a la Nación, porque necesariamente fue el instrumento utilizado para vencer los obstáculos que se multiplicaban con los años. Parece mentira que la política fuera el mejor instrumento para desandar nuestros primeros tiempos…

FelicianoChiclanaUn retrato del viejo Chiclana, pero en Mayo de 1810 era joven y bochinchero

Pero más me preocupan los ingleses, cuyas palabras Mariano Moreno me tradujo al castellano:

“Debemos actuar de manera acorde con los sentimientos y los intereses del pueblo sudamericano… debemos abandonar la esperanza de conquistar esta extensa región contra el temperamento de su población… si nosotros nos acercamos a ellos como comerciantes y no como enemigos, podríamos dar energía a sus impulsos locales y conseguiríamos abrogar las prohibiciones contra nuestro comercio. Que es nuestro gran interés… Es absolutamente indispensable que nosotros no nos presentemos bajo otro aspecto que el de auxiliares y protectores”.

Te seguiré detallando con el correr de los días que venturan coléricos y dignos de vivirlos;

* Cisneros era sordo desde la batalla de Trafalgar;
** Juan José Castelli el hombre más importante en los días previos de la Revolución de Mayo;

Anuncios