Viernes 25 de Mayo de 1810;

Son las cuatro de la tarde, y la llovizna pega juerte,

Hoy a las ocho de la mañana se encontraron los capitulares del Cabildo con la renuncia de los flamantes miembros de la Junta Gubernamental; Entramos a los empujones a interrumpir la reunión: el pueblo se encuentra disgustado y en conmoción porque no acepta al virrey en la Junta y menos con el mando de las armas”; Quisieron excusarse con que había sido lo votado en el Cabildo del 22, pero le replicamos que No, ese día se votó la total cesantía del cargo de Cisneros;

A las 9 y media llegan los Comandantes de Tropas, para decir, no podemos sostener al gobierno, ni aun sostenerse a ellos mismos y menos evitar los insultos que podrían hacerse al Excmo. Cabildo… que el pùeblo y la tropa estaban en una terrible fermentación. Los cabildantes envian, entonces, al Fuerte a Mansilla y Tomás Manuel de Anchorena a ratificarle a Cisneros la aceptación de su renuncia;

Empezamos a gritar golpeando las ventanas, queremos saber de que se trataba;

Finalmente nos metimo de prepo a la reunión capitular diciendo que el poder había vuelto al pueblo y que este tenia una lista donde sacar los nombre para una nueva junta;

Leiva cometió el furcio de dirigirse a la multitud diciendole bajo la lluvia, ¿Dónde está el pueblo? y eso calentó aun más el ambiente, Vamos a echar mano a métodos más violentos, lo que asustó a los cabildantes;

Entre Chiclana, Díaz Vélez, Perdriel, Vicente Dupuy, Enrique Martínez, Manuel Bustillo, entre los oficiales de las milicias y French, Berutti, Manuel Moreno, el doctor Galván, y yo entre los más jóvenes, estamos entrelazando el gobierno: Saavedra será presidente y Castelli su hombre fuerte; Sacaremos a Sola e Inchaurregui y pondremos reemplazantes, mucho se habla de ello: Creo que le daremos a Passo un puesto importante por lo actuado el 22, y seguramente pondremos al Licenciado Belgrano, cuyo papel ha sido importante estos días;

Capitán Calixto

PD: Mañana escribo como terminó el suceso