Paisanito: “El Capitalismo nunca le perdonó al Pueblo Argentino consagrarse a libertar del yugo pueblos hermanos”

paisanito/barba  En su retiro en la localidad de Camagüey, donde departe clases populares sobre el origen de los garabatos en la historia mundial, volvimos a buscarlo para que nos regale sus habituales reflexiones de medio año.

 https://saintterriens.wordpress.com/2013/10/07/paisanito-pidio-asilo-en-cuba/

 Tras su exilio y su ‘descanso’, como nos dijo, de la política revolucionaria,  concertamos la actual entrevista.

 Lo encontramos avejentado, pero fuerte en sus ademanes, fumando sin parar, como un condenado. Tostado al sol, de larga y cana cabellera, barbas que le ocultan su cuello, y manos a la cintura, como acostumbra. La bufanda de su primo, el Principito, sigue ondeando al viento cubano, como rebeldía pasajera que quiere arrastrarlo a otros destinos de lucha.

 Periodista: Cómo está, cómo se encuentra, cómo se siente?
Paisanito:
Aquí me tiene, codo a codo con el pueblo más valiente y solidario que tiene el mundo.

Pe: Muchos dicen verlo retirado de sus viejas luchas, es así?
Pa: Me he tomado un tiempo de descanso, Y quiero que sepan sus lectores que Paisanito Not Dead. Solamente sabe que las banderas levantadas en el pasado, están siendo bien ondeadas por una juventud capaz de concretar lo que nosotros no supimos, no quisimos, no nos atrevimos.

Pe: Cómo es vivir en Cuba, hoy?
Pa (asume una postura con el habano, y troca imposturadamente su voz, hacia sones cubanistas, que tan bien le quedan): Cuba vive una gran crisis producto del injusto bloqueo yanqui que arrastra ya más de cincuenta años. Si a eso agregamos que hace unos años ha, que se resiente en la sociedad cubana la ausencia de ese mito viviente llamado Fidel Castro, como líder de la Revolución, Estamos en un tiempo de transición. Siempre que se habla de Cuba, se compara su status de vida con el que tiene cualquier país de Europa, del capitalismo más concentrado y despótico en sus ademanes salvajes. Y no se la ubica en el mundo, dentro de la región caribeña y americana. No es lícito comparar los estándares de vida cubano con un país como el suyo, Me refiero al suyo, en cuanto a los lectores que no están acompañando. Compárese a Cuba con los pueblos hermanos del Caribe y Centroamérica, Y ud. observará las diferencias que se viven. Cuba es el país más justo del mundo. El que se pone a disposición de los sufrientes pueblos del Globo, cuando una injusticia capitalista se sucede. Mientras otros gobiernos ganan premios nóbeles enviando y haciendo estallar bombas preventivas, este pueblo noble envía médicos, sanitaristas, maestros que enseñana a doblegar ese flagelo del analfabetismo.

(Un gentío se acerca a la Plaza donde nos citamos, y lo oye con profundo respeto)

Pa: No debiera ser yo el que haga una crítica del Gobierno Cubano para con su Pueblo, por la entera nobleza con la que me hospedan, por el enorme cariño que rodea mis días con estos hermanos que me dio la lucha revolucionaria. Así como tampoco, debo mendigar el pan de cada día, haciendo elogios superlativos, que es donde anida la genuflexión que muchas veces hace difícil encontrar las soluciones a los problemas, que tiene la sociedad cubana. Próximamente, Cuba presidirá la Asamblea Mundial de la Salud, y fui invitado por la delegación nacional a asistir; Mas me he excusado, porque no es debido que mi presencia empañe tan magno suceso. ¡Cuba dictará lecciones a todas las delegaciones, de cómo, con tan poco, pero con una organización que anteponga el Humanismo al Capital, se puede eliminar el flagelo de las enfermedades que tanto preocupan a los que residimos en este mundo!

Pe: Se acerca una nueva cita ecuménica fubolística, Va a concurrir?
Pa:
Hace rato que no sigo ese maravilloso deporte.

Pe: Qué ve en el mundo moderno que se viene, Paisanito?
Pa: Es muy difícil contestarle su pregunta. ¿Moderno en qué sentido? ¿En los avances tecnológicos? Triste mundo depara la sociedad que viene, en donde celulares y redes inalámbricas establezcan el nivel de ingreso de un individuo. Porque la internet, que es una herramienta que podría acercarnos, nos aísla. Vivimos entrecerrados en un mundo virtual, donde no leemos… En donde no, hablamos… En donde, no caminamos… En donde no hacemos el amor. Fíjese que triste es la vida que se viene. Un mundo que depende cada día más de la Energía, del petroleo; Y no de la creatividad intelectual del hombre para que en la coexistencia reine una armonía. El Capitalismo, no sólo ha sido superado por esa etapa superior que fue el Imperialismo. Sino que ahora, la globalización internáutica nos vigila de nuestras más íntimas reflexiones. Todo pasa por subir una foto y compartirla: Poner me gusta, un solcito favorito. Debatir con el que ‘sube’… Fíjese bien lo que digo, “con el que sube” una reflexión; Pues bien, hacia esa reflexión se inicia una catarsis de emociones encontradas, donde se pierde el hilo conductor, de aquella “subida”… Subida. Fidel Castro no subía reflexiones. Desde un atril popular la bajaba al Pueblo, para que éste la compartiera, o la rechazara. El individualismo egoísta del capitalismo salvaje, ha encontrado en internet, su más brava carta de presentación. Y contra ésa, muchacho, no nos queda más que volver a las fuentes, sin perder de vista que la interné es una herramienta.

Pe: No lo tenía tan crítico de la internet, tomando en cuenta que Ud. se hizo conocido gracias a ella.
Pa: Eso es una falsedad, y ud. lo sabe muy bien. Yo soy el personaje, que ha dado la cultura gráfica, más importante de la Historia. Y ud. sabe muy bien que el desatino con el cual me han condenado a un destierro literario, tiene que ver con mis convicciones revolucionarias, mis amistades humanísticas, y mis derrotas políticas. Porque eso también ha sido un factor. Si hubiéramos prevalecido con el Che en Bolivia, Sino me lo matan a mi amigo Kadafy, si Bolívar me hubiera escuchado cuando le advertí, sino se me muere tan temprano Evita… Las derrotas de los insurgentes se pagan, con un hondo odio duradero.

Pe: No lo tenía con el comandante Guevara en Bolivia…
Pa:
Yo estuve con Ernesto, cuando Fidel me manda a Praga a buscarlo. El testarudo asmático no me recibió con su característica hosquedad, pero tampoco fue muy amable. Se puede decir que anduve implicado en la previa de su experiencia boliviana.

Pe: Y qué hará Paisano después de este “descanso”?
Pa:
Tal vez no se vuelva a hablar de una Revolución conducida por mí. Soy muy feliz en esta experiencia y no quisiera cambiarla. Pero la vida de un revolucionario se debe a la lucha, y tal vez el futuro venidero me vuelva a ver en las lides de siempre. Pero no es mi anhelo de hoy en día.

Pe: Qué dirán los libros de Historia sobre Paisanito, cuando sus días acaben.
Pa: (piensa) Tal vez no se acaben nunca los días de Paisanito, si hay alguien que dibuja mis facciones al sentirse indignado con una injusticia, cualesquiera fuera ella. Creo que la Historia, así con mayúscula, siempre ha sido escrita por los círculos del poder. Es decir que la historia que podrá hablar con equidad sobre Paisanito, la dibujarán los pobres y carecientes del Mundo, que breguen por un Mundo más justo y solidario. Tal vez algún día, mi garabato esté en todas las remeras, en los ‘posters’ de los rebeldes que se indignan ante los procederes del Capitalismo más salvaje, y haya cantores que hagan baladas poéticas sobre Paisanito.

Pe: Para despedirme, quisiera contarle que su viejo conocido, va a ser padre, qué palabras tiene para él?
Pa: Ud. me ha sorprendido con la grata noticia al encontrarnos ayer mientras concertabamos el lugar de la entrevista, y hablábamos de tantas cosas bellas como la vida tiene. Espero que le haya sido grato el habernos encontrado a comer esa frijoleada con cerveza y mojitos!

Pe: Sin dudas que fue un gusto no termina un encuentro nuestro sin que me agreda…
Pa: (risas) Sí, sí, siempre terminamos a los palos, Ud. y yo. (piensa) Ud. sabe que Pistelli y yo hemos terminado muy mal. Él me dibujó por primera vez, y con eso afirma el haber “sido mi creador”. Yo creo que ha sido algo mutuo. Creo que mi retiro total de los lugares que frecuenté, se deben muy en parte, a que él ha realizado eso que comúnmente se llama “sentar la cabeza”. Eso no es ni bueno ni malo, Es. Es eso. Entonces he perdido como a mi primer publicista, digamoslón. Se ha dedicado a las aventuras históricas, al de cotejar con investigaciones serias y amateurs, lo que pasó en la tierra de los argentinos. Yo fuí un colega de él, cuando sus días, digámoslon, ‘tristes’. Y él ahora ha encontrado la felicidad con su mujer y la niña, que sé lo acompañan. Pues mi crítica hacia él, es que él se ha conformado. Pues la felicidad no es el final del camino. Es el camino. Entonces cuando venga ese niño, o niña, Ese benjamín de su sangre, Ese hermano que tendré sin conocerle, debe obligarlo a consumar sus sueños mejores. Esos que habitan en un hombre, siempre, y parece que uno los entierra porque teme concretarlos. Y esos sueños, que anidan en las mentes bellas de los que creen, que un mundo justo es el mejor donde vivir, deben ser luchados, deben ser engendrados y reproducidos milmente, para no tornarse, “vilmente”. Él estará obligado por ese niño que viene, a librar las batallas libertarias que la ignominia, siempre prefiere perder. Yo no creo, No espero, No quiero, que él se entregue. Debe rebelarse, y revelarnos, porque ese niño que viene, y si es niña mejor, llevará sangre rebelde en sus venas, en su espíritu, en su alma guerrera. Pero eso es algo que ni ud. ni yo, ni la doña, ni su niña, ni el mocoso por venir, pueden dilucidar. Él, es su deber, el hacerlo.

(Bebe largamente un mojito)  Ud. sabe amigo, que en la vida de los hombres, hay dos o tres momentos de sus largos días, donde todo se amontonada, todo es recuerdo, todo es memoria, todo es ebullición que no se resigna a ser reprimido. Son esos momentos, tal vez, seis, siete, ocho (sonrisa pícara) donde uno pelea contra sí, y se deja vencer. Yo le pido, que no se deje vencer. Que no entierre nunca a ese Paisanito de Saint Tèrriéns que todos llevamos dentro.

Pe: Para cerrar, comandante, los ping pong con el que habitualmente cerramos nuestras entrevistas.
Pa:
Es lo mejor que damos.

Pa: Un poeta.
Pe: Federico (García Lorca9

Pe: Un amigo.
Pa: Kadafy.

Pe: Una lucha.
Pa: La dignidad humana. (aplausos de la concurrencia)

Pe: Un impostor.
Pa: Petroff,

Pe: Saint Tèrriéns,
Pa: Mi tierra. Soñé con trasladarla a los confines del mundo.

Pe: Las banderas de la vulgaridad.
Pa: Un viejo anhelo que no debiera caducar.

Pe: Vayamos a la Argentina, que muchos lo leen allí.
Pa: Las mujeres me garabatean en sus deseos (risas, y aplausos de la concurrencia)

Pe: Perón.
Pa: (sonrisa pícara) Era “fayuto” el viejo, Pero fue un luchador.

Pe: Yrigoyen.
Pa: No lo conocí. Dicen que hizo cosas buenas.

Pe: Maradona.
Pa: (duda) Un apóstata.

Pe: Néstor Kirchner.
Pa: Un segundón en un libro que nunca se vendió.

Pe: Jorge Luis Borges,
Pa: La segunda mayor pluma argentina.

Pe: La primera?
Pa: Mi amigo de las orgías parisinas, Domingo Faustino Sarmiento.

Pe: Eva Perón.
Pa: La más grande mujer de la Historia Americana.

Pe: El ‘che’ Guevara.
Pa: Un ‘canaya’. (sonrisas en la Plaza)

Pe: Las Malvinas.
Pa: Jeh, qué tema que siempre me genera líos! (piensa) Son argentinas, deben ser devueltas a la administración de Buenos Aires.

Pe: El Pueblo Argentino.
Pa: El Pueblo Argentino es capaz de las mayores prodigiosidades que la Humanidad pueda concebir. Es un pueblo sufrido, que muchas veces se autoflagela, culpándose de lo que les pasa. Los que han hablado de él, aún siendo argentinos, han sido muy… injustos. Solamente los que sentimos carne de nuestra carne, la argentinidad, y el Pueblo Cubano puede dar fe al respecto (vivas a la Argentina en la Plaza), sabemos de la grandeza de ese noble pueblo argentino. No es sencillo formar parte de un Pueblo, que consagró su nacimiento, y su dolorosa existencia, a librar pueblos hermanos de las ataduras de la opresión. Eso, mi amigo, el poder concentrado, que hoy conocemos como Capitalismo, no se los ha perdonado jamás. (Paisano es vitoreado hasta el delirio, y llevado en andas por la ciudad

Anuncios